CARLOS ARÁNGUIZ
(Del poemario "Piel de Naufragios")
Todos los derechos reservados


Manhattan


Man-ha-ttan dice la perilla de mis sueños
cuando la gira Oscar Castro Zúñiga.
Y héme aquí, en la Atlántida reflotada del naufragio
en la punta del cometa desvanecido
como un carbón recién sacado de la mina
parado sobre unas piernas que me prestaron en la aduana.
No quería venir. Me obligaron las fisuras
de las placas subterráneas; me mandaron a poner orden
en este laberinto de edificios donde no cabe ya la luna.

Y aquí estoy, el último viajero de la sombra
viendo el horizonte vertical de las Torres Gemelas
arriar la postrer bandera de la tarde. El joven profesor
le dijo un día a mi padre en la plaza de Rancagua
que el futuro del mundo ya no está en juego
que el juicio final ya ocurrió y no escuchamos
las campanadas llamando a los últimos estrados.
Si el arcángel oyó mi ruego, estará bajando en la próxima tormenta
que se avecina por la bahía, entre Queens y Staten Island,
por donde entraron también los dioses subalternos
que reinaron hasta el instante del relámpago.
Mientras tanto, subo el cuello de mi abrigo:
no vaya a ser que por un resfrío no pueda soplar en la trompeta
a mí reservada desde el comienzo de los tiempos.

Amazonas


Había fumado un paquete entero de cigarrillos
y el humo encima de mi cabeza parecía
el hongo mortal de los incendios del Amazonas.
Pero seguí bebiendo el dulce vino de los árboles
mi vaso arrimado a la corteza sangrante de la uva
mientras mi vecino de juerga tosía y me miraba
tímidamente como implorando una tregua
hasta que me volví hacia él y le torcí el cuello
con mi mirada de mal talante. No me importa -le dije-
que te moleste el humo de mi suerte echada.
Pero si insistes en mirarme con ese gesto de reproche,
vuelvo a matarte, Chico Méndez.


En ti


¿Qué hay de mí en ti, aparte de la rosa?
Una colmena
en que la miel ha dejado prisioneras
las abejas.
Como la lluvia
que moja con todas sus gotas
y no basta sólo una,
todos tus llantos forman parte
de una sola lágrima mía.
¿Y qué más? No sé, tal vez soy la lámpara
que alumbra desde el techo todos tus miedos
algo más de lo que yo pienso
y mucho menos de lo que tú deseas.
Soy, en ti, la rosa, el pétalo, el tallo
que se desbroza en cada primavera
con el primer bostezo de la luna
y nada más que eso.
O algo más: quizás la brea
que tiñe todas las noches
tus murallas blancas,
para que al amanecer seas mi ciudad rayada,
la rosa marcada, el pétalo mordido
y un solo tallo entre mis sábanas.



© CARLOS ARANGUIZ ZÚÑIGA

Es profesor de la Universidad de Los Lagos y miembro de su Consejo Social. Ha publicado más de un centenar de trabajos literarios en revistas especializadas en diversos países del mundo y participado en representación de su universidad en congresos literarios de Chile, Argentina, Colombia, Estados Unidos y Austria. Preside actualmente en su zona la filial de la Sociedad de Escritores de Chile.
Libros publicados: “Cuentos de la Carretera Austral", cuentos (1991), 4 ediciones, Chile; "Aysén: la estación del Olvido", novela (1993), 2 ediciones, Chile; "Desde Aysén y otros casipoemas", poemas (1996), Chile; "Cuentos Bioceánicos", cuentos (1997), Chile; "De cordilleras y alevines", poemas (1997), Perú; “Piel de Naufragios”, poemas (1999), Chile.
Publicaciones fundadas por el autor: Suplementos literarios "Letras de Aysén" en el "Diario de Aysén” y "Aluen" en el diario "El Divisadero", Coyhaique, Chile, ambos todavía editándose; además,
revista literaria chileno-argentina-peruana "Francachela” que se distribuye en 35 países del mundo.
Algunos galardones literarios obtenidos: Primer Premio Cuento Certamen de Literatura Austral (Ushuaia, Argentina) 1990; Primer Premio Cuento Concurso de Literatura Regional, Ministerio de Educación (Coyhaique, Chile) 1993; Primer Premio Cuento Concurso Internacional Soc. Escritores La Matanza (Buenos Aires, Argentina) 1993; Seleccionado Premio Manuel Francisco Mesa Seco, Expoarte 96 (Talca, Chile) 1996; Tercer Lugar Cuento Primeros Juegos Florales de Coyhaique, Municipalidad de Coyhaique, Chile, 1997; Mención honrosa 1er. Concurso de Poesía Corporación Caballo de Fuego, Santiago de Chile.
Principales conferencias literarias internacionales dictadas: “El humor en la narrativa chilena", XIV Simposio Internacional de Literatura, Universidad de Antioquia, Medellín, Colombia, Agosto de 1996;"La mujer como motivo de la creación literaria en la poesía fundamental de Chile", VI Encuentro de Escritores Latinoamericanos", Instituto Austríaco para Latinoamérica, Viena, Austria, marzo 199; “El motivo femenino en la poesía de los dos nóbeles chilenos”, Universidad Estatal de California, Los Ángeles, octubre 1998.
Docencia en Talleres: Taller Literario del Ministerio de Educación "Tu vida cuenta: cuenta tu vida"; Taller Literario de la Fundación para el Desarrollo de Aysén, para jóvenes de escasos recursos; Taller literario de la Universidad de Los Lagos.
Antologías que recogen su obra: - Antología literaria de Aisén, Sociedad Regional de escritores y Secretaría Regional de Educación, noviembre 1994, Coyhaique, Chile; Premio Manuel Francisco Mesa Seco, Octubre 1996, Ediciones Sociedad Escritores Talca, Chile;

Segundo Encuentro Internacional Poesía de la Patagonia, Diciembre 1996, Poemas; Antología Poética Volumen 4, N?2, 1997, Círculo de Cultura Panamericana de Tampa, Florida, Estados Unidos: Poemas; Viajeros de la Cruz del Sur, abril 1997, Casa del Poeta Chileno-Peruano, Valparaíso, Chile: Poemas; El Canto del Vértice Infinito, Selección de José G. Vargas y Pedro Mardones, Ediciones Casa del Poeta Peruano;- Antología Poética Volumen 4, N?3, 1997, Círculo de Cultura Panamericana de Tampa, Florida, Estados Unidos: Poemas; Pastores de Poetas, octubre 1997, Homenaje a los Directores de Revistas de Poesía, Madrid, España: Poemas; Colección Apuntes Mínimos, Año III N?11, Móstoles, España, Selección de Domingo Julián Pérez González;Entre el fulgor y los delirios, septiembre 1997,Lima, Perú, selección de José G. Vargas; Cancionero 1997, octubre 1997, Asociación Prometeo de Poesía, Madrid, España; Antología Poética, Vol.5 N?1, Charlotte, Estados Unidos; Y Dios la hizo mujer, antología femenina, 1998, Asoc. Literaria Calíope, Madrid, España; Escrito en América, Mayo 1998, antología de Norma Pérez Martin, Ediciones Corregidor, Argentina.

Opinión de algunos críticos especializados:


*Ignacio Valente, crítico literario chileno, en diario El Mercurio (Santiago,26-4-92); “Es un cuentista que evoca lejanamente a Jack London por lo fuerte, simple y directo de sus relatos, ambientados en las ásperas y desoladas tierras de la Patagonia. Posee la reciedumbre verbal típica del escritor que ha habitado de veras su espacio narrativo como espacio vital, de una manera ajena a nuestra gastada narrativa urbana, pero igualmente ajena a los fáciles criollismos de una naturaleza de utilería y de una humanidad meramente pintoresca. El autor pretende demostrar al mundo que la Patagonia existe, y sin duda lo consigue con el poder de su palabra”.
*Nelson Barría Navarro, doctor en literatura Universidad Complutense, en Suplemento Pedagógico Coirón (23-8-94): “(En Aránguiz) hay, de veras, un lenguaje claro y directo, a veces de un verismo tal que ya se lo quisieran otros escritores de renombre. Sin embargo, creemos que lo más impresionante en su producción cuentística es la amalgama exacta que genera el “mostrar” y el “decir” del escenario protagónico, que se trasunta en la dinámica de los acontecimientos de los personajes. (En su novelística) resume una perfecta visión de mundo que muchas veces no es posible recrear ni plasmar en la ficción literaria”.
*Yolanda Westphalen, Doctora en Filosofía y Letras, en diario El Comercio (Lima,28-7-98): “Su obra es valiosa tanto en narrativa como en poesía. (En esta última) su lenguaje crea metáforas concretas, que nos arrastran en su originalidad y belleza hacia una visión más cosmopolita, ofreciéndonos la visión comunitaria del hombre”.

 

 

SARA VANÉGAS COVEÑA

 

INÚTIL

inútil la espera y la esperanza
inútil la carcajada roja
de la tarde
demasiado tarde para recuperar el anillo
plateado de su risa
la gaviota sin cuerpo
que cruzó mi espalda a la mañana
y se perdió por siempre
en la arruga impiadosa de los días

 

BAÑO

lentamente se desnuda

entra en las aguas
infames
se mece sobre las olas
y sus carnes brotan rosas oscuras
que contrastan con la palidez de la noche

  

POEMA 7

escupo tu nombre en el agua
mientras la noche lanza sus escorpiones sobre mi corazón
averiado y cobarde
la luna cada vez más alta
el aire en llamas
y el agua...
el agua que envenena mis labios

Sara Vanégas Coveña:  Cuenca / Ecuador. Filóloga (Munich). Magíster en Docencia Universitaria (Cuenca). Profesora de Lengua y Cultura Española (Madrid). Ex profesora universitaria en Munich y Bielefeld (Alemania). Profesora-ionvestigadora de la Universidad del Azuay. Universal Peace Ambassador in  Universal Ambassador Peace Circle  (Ginebra). Premio Nacional de Poesía Jorge Carrera Andrade, 2000, 2004.  Premio Hoja de Encina, Asociación Prometeo de Poesía, Madrid, 2001. Mención Especial de Pegaso Editores, Rosario, 2000. Finalista en el Concurso de Poesía  “Sor Juana Inés de la Cruz”, Valparaíso, 1995. Directora-fundadora de la Academia Iberoamericana de Poesía, Capítulo Cuenca y su revista Marginalia. Directora de la revista internacional Francachela (Buenos Aires), representación Ecuador. Varios poemarios: Indicios,  Poemar, Antología Personal, Al Andar, Versos Trashumantes…; y  antologías literarias: Escena Literaria De Latinoamérica, Poesía Y Cuento Ecuatorianos, Lírica Española Contemporánea, Antología De Literatura Infantil…; así como de un Diccionario De Autores Ecuatorianos Contemporáneos. Poemas traducidos al inglés, alemán, italiano y francés.
www.uazuay.edu.ec/publicaciones/sarav/svrevistas.htm

 

 

GUSTAVO TISOCCO

 

Porque me duelen sombras
acudí a tiempos de luz.

Descubrí olvidados mares.
Supe de mendigos y agonizantes ángeles.
Incorporé mis huesos,
sentí vacío y sed.

Busqué nidos antiguos
y encontré el asfalto.
Sucumbí entre tangos y faroles
pero me embriagó el alcohol
y perdí la música.

Escalé puentes y laberintos,
atrapé ratas encarceladas
devolviéndoles la libertad
Intenté ser astronauta
pero el firmamento aturde.

Aún me duelen sombras
y este silencio de sol.

 

La taza vacía
el viejo mantel
la maceta desnuda.

En la calle abruma el caos
mientras mi soledad
inmutable ríe.

El miedo detrás
de constantes miserias,
holocaustos sin disfraces,
en tanto yo
sumo muerte a mis días.

No me asusta
dejar latidos mudos,
olvidar respiros
ni resquebrajar la piel.
Mi fobia
es asistir cada mañana
a mi funeral.

Sicario de mí
busco un beso que me salve.

 

Hoy te trajo la lluvia.
Entre truenos, relámpagos y melancolías
escuché tu risa invadiéndolo todo.
Despoblados mis charcos te esperaban,
también el sillón del viejo parque
y mis fábulas de triste marinero.
Me impregnó tu olvido de nostalgias azules,
pero estás aquí...

Abruma saber que saldrá el sol.

 

Irme de mí,
de los espacios y el encierro,   
dejar las noches,
trepar avatares de polvo
ser por un instante nadie,
olvidar las dudas,
los anhelos y certezas.

Irme de todo y de nada,
ser isla entre edificios de piedra,
pernoctar el silencio y los miedos,
descubrir lo ínfimo, lo gigante,
estallar de risa,
sangrar viejas cicatrices,
ser en el preciso instante exilio.

Irme y retornar rebelde,
ser simple mortal,
equivocarme,
hundirme en el barro,
ignorar los espejos,
sentir todo el dolor,
vibrar con cada melancolía.

Irme y retornar emoción,
acariciar el suelo,
ser semilla, sendero e instinto,
inquietar a las estatuas,
embriagarme de musgo
y quedarme en mis derrotas
aplaudiendo.

Irme de mí,
retornar a lo que soy.

 

Revolución
                                 
Surgen ideas y aires plagados de sueños.
El hombre es hombre si hay esencia,
la mujer tiene la vida entre sus manos
y la brinda desde úteros y tiernas proezas.

Dejar crecer las flores,
olvidarse de tempestades y huracanes,
sentir en nuestros pies la tierra que acurruca
y que nuestras alas afloren de nuevo.

No somos muchos hoy
pero marchamos hacia el olimpo
donde todo es azul.

 

© Gustavo Tisocco nació en Mocoretá Corrientes, es médico pediatra-neonatólogo, escribe desde muy pequeño.
Miembro de la SADE (Sociedad Argentina de Escritores) desde 2003.
Publicó en septiembre del 2001 su primer libro de poesías - Sutil- , participó en el 2003 de una antología Internacional de autores del mundo de lengua castellana publicada en España y en el mismo año participó de la antología de médicos argentinos y brasileños. Fue mención especial en el congreso de médicos de Buenos Aires con su poema -Abuelas blancas-, obtuvo recientemente un tercer premio con su poema -ojos muertos- en el foro literario Azul y palabras. Participó recientemente con otros poetas de la antología -Libertad bajo palabra-.
Presentó su libro -Entre soles y sombras- en marzo del 2004 y desde allí en diversas ciudades argentinas. En junio del mismo año fue Primer Premio de poesía del Congreso de médicos escritores argentinos, chilenos y brasileños.
Fue seleccionado para participar de la antología -Palabras urgentes- de editorial Dunken al cumplir esta su décimo aniversario y en diciembre participó de la Antología -Valle de Elqui- patrocinado por la Embajada de Chile en Argentina.
En abril del 2005 fue invitado a participar gratuitamente de la antología literaria -Mujer, soledad y violencia- editado en Cali (Colombia)
Presentó en diciembre del 2005 un CD -Huellas- donde recopila 30 poemas de su obra anterior y del libro que presentará próximamente.
Fue publicado en diversos periódicos y en diversas páginas literarias de internet así como coordina el Café Literario -Extranjera a la intemperie- en la ciudad de Buenos Aires.
Transita su vida entre luces y penumbras, sabe que vivir es la consigna más allá de las tormentas.

 

 

MARIZEL ESTONLLO

 

Un rasgo

Se acurrucó a mi lado
Se envolvió en la densidad de su niebla
 y desapareció.

A veces vuelve como un pentagrama de notas negras ,

a veces  cuando vuelve,
destroza la  memoria
con la piel de aquella canción
entonada entre la respiración de un tambor

Y dos vibraciones

 

Piedra de alumbre

Fue una profunda marca en los labios
Un profundo rasguño en la piel allí donde
el tiempo se graba  para siempre.

Odysseas Elytis

                
 Yo extendería mi piel sobre tu cuerpo.

 Pretendería envolver lo que ilumina
 Como  aquel manto
 Como el farol en las noches
 de las calles de un pueblo que envejece.

 Alumbraría los días con las promesas del fuego crepitando.
 Con los dedos sobre el surco de  tu herida tibia.
 Y propondría un juego elemental

 Recrearía la vida entera.

 Volvería a ordenar las estaciones y los trópicos a la conveniencia de las mareas.

 Dejaría la marca del vapor como un testimonio del agua herida por el fuego.

 Y confiaría en este tiempo verbal donde lo posible 
 queda suspendido en esa melancolía atravesada de vitalidad
 como albergando la promesa de otra historia.

 Con la sustancia ahí tan cerca.
 Tan  a la mano del alquimista que mezcla y purifica.
 Tan  en el umbral del espíritu cuando despliega
  y transporta

La luz que esparce la fusión de dos oscuridades ebrias.

                                                                                                              

Destino en cartas mojadas

     a Manuel Limeres

Algunas cosas se duermen más temprano que otras.
Hablo de un estado,  
sobre la pared
la tristeza es desprendida de un abanico roto.

Cae algo cada vez.
En el mismo lugar de la lágrima
aparece otro tiempo. Renace otra ternura.

Desespera el desamparo y hasta la lluvia protege.
Se torna visible otra tristeza.
Se la puede tocar.

Ahí mismo donde un día vendrá la muerte.
Ahí mismo donde nace el amor y  la ocasión de poseerte
algo se desprende y nos abarca en esa parte,
Como una amplificación, un coro del contacto.

 

Se va en un beso rápido, retorna en el eco de un humo cálido,
con la presencia de un ser amado.

Algo se abriga al escuchar tu voz,
se esperanza en la fortaleza de una decisión.
O en la tenacidad de pronunciar su verdad.

 

Hablo de un estado donde cuesta sosegar la angustia
algo se angosta y  a la misma vez dimensiona la vida.

Desear la vida
doler por la finitud
celebrar lo instantáneo como lo eterno
y saber del final, como mirando una cima.
Tal vez como un nuevo horizonte.

 

Pedir como único deseo el amor. Ese abrigo del ser.
La más virtuosa de las acciones
La única intensidad. 
Hablo de un estado donde uno hace acuerdos como presagios
y sabe de la ilusión
y del engaño
y de lo incierto.

 

Entonces piensa que la salvación
es una forma de conjugar la primera persona del plural,
ampliando la situación de un giro en el espacio para albergar la otra mano.

Cuando gravita la luz de la luna,
el nosotros es dique en los duelos,
fuerza en la fuerza para el conjuro,
causa en  la celebración,
ventana abierta en la noche
ruido que viene de los interiores de las casas al atardecer,
cuando hay regresos.

El amor transforma las costas de bordes ríspidos.
Crea ondulaciones
Crea tibieza. Tuesta el pan y sabemos que ese olor nos participa.

 

Hablo de un estado donde el poema se escribe con los ojos cerrados.
Se escucha.

¿Será posible pedir que así sea la muerte?

Una anciana dulce que nos lleve en un abrazo suave,
sin apremios,
con la disposición abierta a la promesa de contarnos  otro cuento

una rutina de versos pequeños,
inseparables como dos labios que se unen  revelando el instante eterno,

o como los animales de un zoológico de cristal
que duermen en sus estuches,  
como si pudieran albergar un destino
un destino humedecido, apropiado y apaciguado
por esa tarotista de las cartas mojadas.

Hablo de un estado:
Una lámpara en la vidriera como un pudor desnudo

Y el silencio
Un lienzo fino que olvidó sus ojos en la pared.

 

Tres planos

Temprano,
los automóviles despiertan sobre la densidad del pavimento

Sirenas tardías de patrulleros y ambulancias
Aumentan el ruido en la ciudad.
Es primavera.

Los gorriones se imponen sobre el plano anterior
Imagino sus ojitos y el aleteo ansioso.

Mas acá un levísimo movimiento 

En el tercer plano
la confluencia
El tiempo juega,
se mece en el aire
me cuenta el ligero espacio donde la ternura da a luz
una nueva versión del abismo.

La cualidad de lo contenido en su despliegue.
El invariable aroma, atenuado

Un giro más
y el tiempo se deshace
Solo la vibración
Una cuerda agitándose en la nada

Lo impecable de lo que simplemente
es.

 

Pausa

Entre la inmanencia y la trascendencia:
la gran metáfora humana,
esa pausa abierta en el suspenso de la travesía.

Nos apoyamos en los símbolos,
nos rodeamos de imágenes
y soportamos el diario coloquio de lo cotidiano
en el escenario donde espía el más allá.

Cuerpos, fantasmas, sueños, recuerdos...
Convivimos entre una y otra vida,
entre una y otra forma,
entre una y otra situación,
en el frágil albergue del momento,

en esa pausa donde late lo infinito. 

                                                                                     

Danza

Un gesto atraviesa el espacio, hace nacer la forma.
La forma se entrama con el tiempo

Y lo extraño de nosotros nos danza.

Del temblor al estremecimiento los lugares surgen del espacio.
Giros y piruetas para descentrar al vértigo.
Inhalación del movimiento en el pliegue.
Espasmo del dolor vertebrado en el arco de la angustia
en el latigazo del lamento.

Acariciar lo inefable.

Entrever en la extensión de la mano el roce de la piel de Dios.

Elevar los pies con la elocuente amplitud de la fe,
con el coraje del salto,
las diagonales del tedio que fuga,
las espirales del asombro y la pasión,
el desafío de la dicha en el vértigo del infinito.

Planos y densidades en los torbellinos de la furia y el pánico,
languidez que cae haciendo lluvia en la tristeza...

Un cuerpo es el soporte... Un columpio entre cielo y tierra.

La excitación de un vacío que gravita en el crepúsculo.

 

Los ojos de Atlantis

                                        A Juan Carlos López,
                                         a su obra Atlantis

 ... Y de la fricción de los cuerpos nació el primer fuego

tal vez fue en ese momento en que la tierra
dejó que ocurra el amor.

Acaso un dibujo pueda ser la escritura de una imagen
sumergida en un océano dorado
o el testigo de un tesoro ahondado en su propia memoria.
De esas miradas asoman los cuerpos
que desnudan la arena.
... Y los cuerpos se funden en otros cuerpos
          y en los cuerpos de otros cuerpos
en atléticas cópulas vacilantes como garras de terciopelo.

        Y los seres son fantasmas imbricados

          en recintos aéreos o acuáticos

donde el cuerpo es isla
donde el cuerpo es continente

Y donde siempre la luz es ese múltiplo infinito de la tiniebla.

 

Un trozo de piedra grita sus presencias.
Y en la extensión de su antiguo laberinto,
se precipitan las formas de un duelo silencioso
mientras hay enigmas que asoman
con la nitidez de un designio en una noche celestial
Y los cuerpos se columpian insensatos
como si en el rostro, la soledad
dejara las manos
impresas en las leyendas del miedo

 

Ella es la hija del gigante que sostenía al mundo.
Ella se ha perdido en las profundidades.
Pero el imperio de la luz sigue emitiendo las señales
y solo en la noche vemos los contornos del día  que amanece.

Mientras tanto,
escuchamos las memorias
al acecho del tiempo necesario para abrirle ventanas al cielo.

 

© Marizel Estonllo nació y vive en Buenos Aires. Poeta, psicoanalista, farmacéutica, ha publicado El espacio de la sombra (1994), Una letra arrojada al fuego (199), El enigma de un pájaro exiliado (2000) y Estocada, 2006. Primer Premio de Poesía 2005, Concurso Nacional Junin País 2005, auspiciado por la Secretaría de Cultura de la Nación; Primer Premio de Poesía en la 24º feria internacional del libro del poema ilustrados; Mención de honor y Finalista Letras de Oro 2002. Poemas de su autoría se han publicado en diferentes antologías. Dirige trabajos basados en la interacción de la poesía con las diferentes artes. Colabora en publicaciones de arte y psicoanálisis, revistas literarias, Asociaciones Poéticas y Encuentros de poetas. Poemas de su autoría se han traducido al italiano y al inglés.

 

 

EMILCE STRUCCHI

(Inéditos, de libro en camino, sin título)

¿Haré coraje para abrir,
puntas de pie y poner cerrojo?

de ruinoso el placard
de afán de roble suena
ásperamente
burla
que asoma mi vestido de nocheintacta y asco
con su quietud que ríe adentro...
                  
¿dónde la esperanza de mangas largas?
¿dónde la sinrazón admitida, reseca? 

el deseo me empuña
penetra este universo
entre tarimas
¡hay que apretar las piernas, no ceder!

¿es acaso mi mundo
un maldito inventor?                                   

- pregunte menos, querida, ¡ir a fondo!

mis ojos no se adiestran          
a ensayar esta jaula-turba-luz
con la mísera percha que me sobra
para tanto perfil amontonado
de espejado interior invisible
de filigranas encendidas
- m´ija no se-a-cobarde

dolor de yemas al roce de mis dedos
sobre este ruin vidrio aturdido
mierda qué encierro-rajadura
afueradentro igual ¡igual!

- no la escucho, mezquina, grite

¡que zaherida calumniada entrar
parir!

* * *

De silencio ni hablar

hoy aparece invierno y no me di cuenta
en cambio ella recibe visitantes
para celebrar nacimiento

qué locura revolución causó
cortada pintadora
tan señora envidiable
de espejo mirador
tajada en la mitad
de hierros, bisturí, amputada la perra
suerte tuvo al enamorarse
de sola o por ahí

del invierno ni hablar

por rendija penetra signo helado
¡y ella pinta abrigada
en su revolución!

qué locura salir a caminar
sin alas ni bufanda
ni una pierna siquiera,
mientras yo doy batalla
enredada en los cierres
o los símbolos
(leyes de otros tiempos que deterioran)
las ropas-paradigmas
putrefactos que están
mis párpados gotean lo podrido
sobretodo paterno no se apiada
nutria maternal enmohecida
se entromete en nariz
obstruye que patea el aire
me atropella silbándome
ruido sordo que veo
veo partículas oscuras
de matarife y paño
que no digo no puedo

del invierno, ni hablar.

* * *

de amansalva (2006, en prensa)

 

II

amansalva
en las inmediaciones
fuera de mí
delatora
y a sabiendas
lentamente
a favor de la furia

         con todo, contra todos

sobra fervor:
la exponen y la esculpen
consumen su ternura, la mastican

         ella traga violencias

amansalva
se soporta
se apunta
se ametralla

         con todo, contra todos

se enjoya de vestigios
se sostiene
me goza sin temor

ella absorbe el placer,
se babea
el grito la arrodilla
liberado se amansa, salvador de su nombre

         con todo, contra todos

ella mira y llora lo que ve:
su cuerpo es un allanamiento compasivo

entonces la resisto
y ensayo una danza alrededor de la ira
escupo con calma
y un talismán dorado se me desliza sobre el pecho

ella se desnuda
la aman al fin

a la hora de escribir la reconocen
arrastrada y sensual
la apedrean
la derrumban

la doblegan, la rompen
¿o la muelen?

(se resguardan)

ni una huella le queda
         después de mutilar su mansedumbre

III

Hablo de esta herida real
metálica
         filosa
que corta la carne, que abre los caminos.
Hurga todavía.

Declaro la impenetrabilidad
y la sangre
                   de
                            rra
                                      mán
                                               do
                                                        se
                                                        por el costado.

Ella dice tajo
         hilo dice
                   sutura.

Su pupila ve el tamaño de mi mutilación.

Mi mujer reniega de metáforas.
Está hablando del cuerpo.

* * *

De La luz es otra cosa (2004)

 

Testamento

el poema hila el silencio/ entre dos casas/ inexistentes
María Negroni

 

perdón por el silencio,
por este presuntuoso afán de indulto

no se trata del éxodo
sino de una emboscada
que siempre traman mis dos partes

son las casas que no tengo
son
 las depredadoras
tensando lo que soy
-con los brazos en cruz-
casi hasta desclavarme

perdón por la crueldad y la lujuria
por este vicio refinado de luz a contragolpe,
de vorágine que refracta la luz
y yo del otro lado,
del otro lado yo
el testamento
la deuda perdurable

perdón
por mi soberbia costumbre de interrogar
-esa desesperada pretensión de justificar la cifra
el vértice imposible de la cifra-,
perdón por estas nupcias
con lo que no he sido
y me deshonra

asolada así

recluida en mi derrotero voraz:
la fracasada apelación a una palabra
que no alcanzo

al modo de Juan

 

viendo a la gente, digo, no hay derecho / a castigarle el hueso y
la esperanza, /la ensuciarle los cantos, a oscurecerle el día

Juan Gelman

 

¿alguien a salvo hoy?
¿alguien que muestre su salvedad?

aquí se ha matado dictadoramente
aunque cueste creerlo, aquí se sigue doctamente cegando
lo dijeron Rodolfo y Juan, lo dolieron, lo duelen
entonces yo no dije,
estaba miedándome con la cuchilla de mi madre
demasiado cerca hasta la locura

afirmé después, después de vergüenza y casi degüello
afirmé con la voz que tenía cuando los acribillaron de nuevo
para rematar lo muerto que faltaba:
un suspiro, un ojo a medio cerrar

-nunca fuera tarde, creciéndome la voz-

¿hoy a salvo alguien hay? ¿hubo?
a mansalva en Chihuahua,  en Irak, en el hambruno Brasil,
en la Argentina fracasada secuestrante de hijos  ¿otra vez?,
norteñando hambre también

¿quién?
¿alguna gemela a salvo por ahí?
¿algún inocente decapitado?
¿cómplices, que tengan que culparse o esculpir algo?
¿estupradores con carita de ingenuos?
¿algún drogador de nacionalidad  bien conocida?

ah, cuántos ojos celestes superiores
cuánto celesteador criminal, ah
la memoria hace justicia ¿hace? ¿hizo?

hacerá

 

* * *

de Los trofeos del abandono (Ediciones del Dock, 2003)

 

Declaración de bienes

Soy la contracara de mí,
la expulsada. Esta abatida espesura de la imagen.

Un grito en el pedregal.
Soy la que ingresa en la noche
armada hasta los dientes, con espadas mezquinas,
con infieles y tristes proyectiles de capitulaciones.

Llevo conmigo estigmas de cada batalla,
piadosos desvaríos de mis antepasados,
ciertas alegrías punzantes y unos cuantos rencores.

Declaro que la duración
está ahuecada en mis puños y espera su turno:
el vértigo del sueño, un día que termina. La zozobra.
La náusea de tanto abismo en torno a nada,
alrededor del miedo.

Proclamo mi condición de no ser
y poseer al mismo tiempo pesadas cargas
de no bienes.

Difuntos
que vigilan mi lugar. Esta tierra inhóspita
donde nadie ha visto que huyo

con los trofeos del abandono.

En este mundo

Insisto. Esta quietud
esta múltiple soledad muerden y avanzan.

Ostento mis cadenas de ser mortal ahora y desconocer
qué he sido antes, en qué me convertirá
el futuro instante del minuto,
la noche, la próxima semana,
estas jornadas verticales
agudas como lanzas, rosas negras, destierros.
Sepulturas.

Todo se congrega en los aledaños del silencio,
se funde en el centro. Me viste de hoy. Me despedaza.
Es rúbrica que testifica la sospecha:
al fin cada uno es su propio verdugo,
culpable de cierta impunidad en el infierno de otros.
La tediosa tarea brutal de andar en este mundo.
Y de ser hombre.

 

© Emilce Strucchi

  • Poeta y narradora. Se forma con María del Mar Estrella Gutiérrez, Ana Emilia Lahitte, Joaquín Giannuzzi y Jorge Boccanera.
  • Lic. en Psicología. Estudios Clínicos de Postgrado en la Universidad de Minnesota (EE. UU.)
  • Postgrado en Administración Estratégica de Personal. IDEA (Bs. As. ARGENTINA) En su labor Organizacional, es capacitadora y asesora gerencial en temas de Recursos Humanos.
  • Realizó Carrera docente hasta alcanzar el grado de Profesora universitaria en nivel de Master.

Algunos de sus Premios literarios y otros reconocimientos:

  • INVITADA AL TERCER FESTIVAL DE POESÍA DE GRANADA, NICARAGUA. PARA FEBRERO DE 2007  
  • MIEMBRO DEL COMITÉ ACADÉMICO del 6º Encuentro Binacional Patagónico de Escritores. Junín de Los Andes. Mayo de 2006
  • FINALISTA DEL CONCURSO INTERNACIONAL DE NOVELA - TERRITORIO DE LA MANCHA -, con su obra Andar Ligero. España. 2006
  • Invitada para asistir y representar al país en el TERCER ENCUENTRO INTERNACIONAL DE POETAS ORGANIZADO POR LA UNIVERSIDAD ELOY ALFARO DE MANABÍ, ECUADOR. Agosto de 2005. CON EL AUSPICIO INSTITUCIONAL Y ECONÓMICO DE LA CANCILLERÍA ARGENTINA.
  • SELECCIONADA con - El otro lado -, del libro de cuentos y relatos Pleno de ausencia, que fue PUBLICADO EN LA REVISTA PROA, DE LA FUNDACIÓN JORGE LUIS BORGES. Bs. As. 2004
  • INVITADA AL VII ENCUENTRO DE ESCRITORES EN CIUDAD JUÁREZ (CHIHUAHUA- MÉXICO): - LITERATURA Y DERECHOS HUMANOS -. 2004 (SU TRABAJO FUE AUSPICIADO FORMALMENTE POR LA CANCILLERÍA ARGENTINA)
  • Invitada para asistir y participar del XII ENCUENTRO INTERNACIONAL DE POESÍA QUE ANUALMENTE ORGANIZA LA SECRETARÍA DE CULTURA DE LA PCIA. DE  SANTA FE. AUSPICIADA INSTITUCIONAL Y ECONÓMICAMENTE POR DICHA SECRETARÍA. Rosario, Argentina. 2004
  • PRIMER PREMIO CONCURSO  INTERNACIONAL DE POESÍA RAÚL RIVERO. Cuba. 2004
  • INVITADA POR LA UNIVERSIDAD DE LOS LAGOS en su homenaje al Poeta Pablo Neruda -Puerto Mont, Chile. 2004
  • FINALISTA DEL CONCURSO INTERNACIONAL DE POESÍA CIUDAD DE MELILLA. 2003
  • SEGUNDO PREMIO EN GÉNERO POESÍA Concurso Leopoldo Marechal - Provincia de Buenos Aires, Argentina. 2003
  • PRIMER PREMIO EN GÉNERO POESÍA Y SEGUNDO PREMIO EN GÉNERO CUENTO. Concurso organizado por el diario Clarín de Vicente López, Pcia. de Buenos Aires. 2002
  • SELECCIONADA CON EL POEMA -DESPUÉS DE TODOS -, que fue leído en -Tus poemas por las ondas -, Radio de la UNED. Madrid, España. 2002
  • SELECCIONADA POR LA UNED PARA LA REALIZACIÓN DE UN LIBRO POÉTICO ELECTRÓNICO: -Todas las voces, una voz -.  Madrid, España. 2002.
  • Participa en varias antologías nacionales e internacionales y sitios literarios de Internet.
  • Ha sido invitada a publicar sus poemas en distintas revistas de su país y del exterior.

Obra publicada:

-Pleno de ausencia (cuentos y relatos, Ediciones Simurg, R. Argentina, 2001) Contratapa: Prof. Fernando Sorrentino. Presentadores: María del Mar Estrella Gutiérrez y Marcos Silber.
-Los trofeos del abandono (poemas, Ediciones del Dock, R. Argentina, 2003) Contratapa: Joaquín Giannuzzi. Presentadores: Ana Emilia Lahitte y Jorge Ariel Madrazo.
-La luz es otra cosa (poemas, Ediciones del Dock, R. Argentina, 2004)
Prólogo: Rafael Felipe Oteriño. Presentadores: Esteban Peicovich y María Granata.
-amansalva (en prensa) Será presentado por Paulina Vinderman, Jorge Boccanera y Daniel Tevini.

Obra inédita:
en género poesía: El tamaño del abismo, Poseemos lo irremediable
en género cuento: Sin ángeles y sin estatuas, Ensayo preliminar sobre la vida
en género novela: Andar ligero

Referencia al periodista y escritor Rodolfo Walsh

 

 


    

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Al Norte de Barcelona. Leonel Estrada